USE EL DINERO METÁLICO

USE EL DINERO METÁLICO

Aunque un poco radical la imagen, hay que reconocerlo, desde nuestra asesoría estamos bastante de acuerdo en que hay una tendencia y sobre todo desde el comienzo de la crisis sanitaria a que el cliente final, el usuario, paga muchísimo con tarjeta.

El uso de dinero metálico está quedando una forma de pago residual, y es negativo para las empresas, como para el trabajo en general y por relación directa, con los clientes y usuarios que accedemos a la prestación de servicios y compras.

Al abandonar el uso del metálico, puestos de trabajo como los dedicados a transportarlo, a emitirlo y a administrarlo dejan de ser necesarios. Aquí está la situación actual de empleos en entidades financieras que dejan de servir a los bancos y terminan engrosando las listas del paro. «Las ventajas» del pago por bizum, algo que también disminuye los pagos en efectivo. Las entidades han incluido esta forma de pago con el terminal móvil muy cómoda, aunque ya están limitándola, se pierden muchas comisiones por transferencias quizás y el usuario ya se ha acostumbrado a pagar por esta vía.

En la economía todo es circulante y termina afectando a la mayoría, no solo a los que directamente están relacionados con el metálico. Algunos ganan en esto claramente. Las grandes empresas obtienen más beneficio y este se reparte cada vez en menos personas.

Es cierto que si los gobiernos, administrasen eficazmente las recaudaciones en los impuestos pagados en las empresas, también ganaríamos los ciudadanos y por qué no también ganarían las pymes… todo ingreso que deje rastro, tiene que ser declarado por las empresas, estas aportarían más en sus liquidaciones y los gobiernos gestionándolas correctamente, mejorarían las carreteras, los acerados, en infraestructuras, ayudas al pequeño comercio… (por tanto aquí se crearían otros puestos de trabajo que pudieran suplir a los que se pierden).

El caso es que los gobiernos administran la economía «a su forma» y no siempre a más recaudación significa mejorar accesos o servicios a los ciudadanos. Pero sin duda, estos están a favor de que las compras cada vez se hagan más con medios de pago electrónicos. Rastro/fácil comprobación/aumento recaudación en impuestos.

Allá por finales de 2020, el gobierno italiano descontaba hasta 475 euros a todo aquel hijo de vecino que pagase sus compras navideñas con tarjeta. También favorecían esta forma de pago las famosas recomendaciones de los Estados en plena crisis sanitaria de que se pagasen las compras con tarjeta para evitar el traspaso del virus en el dinero con el contacto… como si no tuviéramos que tocar las teclas de los datáfonos para pagar.

La realidad es que «picamos» y desde entonces el metálico cae a ritmo vertiginoso.

Comparte este artículo

Artículos relacionados